Skip to content
3 septiembre, 2008 / pepa

Informe categórico sobre el maltrato en el circo


Existen informes médicos que dejan clara la imposibilidad para un animal de llevar una vida digna vagando en un circo por el mundo. Los empresarios circenses, y los políticos que quieren hacer negocios junto a ellos, pretenden sin embargo hacernos creer que es posible para estos animales vivir en condiciones mínimas de salubridad. Nada más falso. Florencia Trujillo, de Ecópolis, habló con Elba Muñoz, que creó y atiende el centro de primates de Peñaflor, adonde llegan los animales decomisados al circo: todos en estado deplorable.

“Ayer Domingo 31 de Agosto, fuimos con Paola (madrina de una hembra mandril) al Centro de Rescate y Rehabilitación de Primates de Peñaflor.

Como Ecópolis Disciplinas Integradas pedimos una entrevista con Elba Muñoz, directora del Centro quien, junto a su familia, lleva 15 años en una tarea que comenzó cuando abandonaron un mono en la puerta de su casa.

Elba nos prestó toda la atención que necesitábamos pues eran muchas las preguntas y reflexiones que compartir. Nos entregó un informe acerca de la labor de rehabilitación que ha llevado a cabo con varios ejemplares de diversas especies de primates, todos rescatados de centros de experimentación, de circos y de particulares.

El informe es categórico: “Todos los primates que ingresan al Centro decomisados por el SAG a los circos, ingresan con graves secuelas físicas y psíquicas, desnutridos, encadenados, estresados, con problemas dentales, problemas óseos, problemas metabólicos y muchos quedan con secuelas irrecuperables”. Y nótese que cuando se habla de “problemas dentales” no se trata de una simple carie, o de mera ausencia de colmillos, a modo de ejemplo baste citar la condición de la monita Niña: “Presenta 2 abscesos infraorbitales con presencia de material purulento y sangre, producto de la infección crónica de los dos caninos superiores mutilados y sin tratamiento. Su pelaje es opaco y presenta un estado de desnutrición provocado probablemente por la imposibilidad de masticar los alimentos por el dolor que provoca el absceso y los dientes infectados.”

El informe se refiere a casos de decomisos cursados en 2003, 2005 y 2006; en ellos se detallan las condiciones físicas en que encontraban los animales de acuerdo al examen realizado por tres veterinarios en las dependencias del Centro.

En Chile existen 20 centros de rescate para diferentes especies de animales, en su mayoría nativos de Chile, tales como el pudú (mamífero), el choroy (ave). Sin embargo NO existe un centro de rescate de grandes animales como el oso pardo, el elefante, el león, etc. Muchos animales han sido decomisados por el SAG pero han seguido a cargo del circo en calidad de depositario.

Y si Elba Muñoz, una ciudadana ordinaria (como ella misma se define), ha sido capaz de levantar el Centro de Primates de Peñaflor, ¿por qué el SAG, que tiene técnicos y profesionales pagados por el Estado, no genera los proyectos necesarios para que Chile tenga un centro de rescate de especies exóticas, especialmente grandes mamíferos? ¿Acaso no es obligación del Estado de Chile adoptar todas las medidas conducentes al cumplimiento de los objetivos del Convenio CITES, del cual Chile es parte?.

Y aún tratándose de animales que no se encuentren en peligro de extinción, como los leones ¿debemos por ello permitir que vivan una vida siendo objetos de maltrato animal para lucro y diversión de la especie humana? En qué país queremos vivir.

Le comentamos a Elba que en Viña del Mar el Concejo Municipal se encuentra debatiendo la posibilidad de aprobar o no una ordenanza que replique lo ocurrido en la municipalidad de Santiago y acerca la campaña que todas las organizaciones de protección animal de la zona denominamos Que Vivan los Circos pero Sin Animales.

El informe se agrega a toda la documentación que hemos hecho llegar al Concejo Municipal y cuyo estudio permite concluir con toda certeza que por la naturaleza itinerante del circo, entre otros factores, y por la falta de una atención especializada en cuanto a las necesidades etológicas y fisiológicas de los animales, no es posible mantener a un animal con estándares de bienestar y someterlo a la vez a una rutina circense, por mucho amor que declaren por sus animales los empresarios circenses”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: