Skip to content
7 septiembre, 2008 / pepa

Canela encontró casa


[Santiago, Chile] [Un caso conmovedor. Pero la bondad de los vecinos no es suficiente]. Lo leí en La Cuarta:

Tierna Perrita Lanzada desde un Auto Fue Recogida por Brigada Animalista y adoptada por odontólogo con así un corazón. Angélica salvó a Canela del horror de sobrevivir en plena calle.
Cómo nos cambia la vida. Gordita, bien cuidada y hasta vestida a la moda, Canela hoy es otra perra después que su foto fue publicada en La Cuarta hace un par de meses.
Revertir un destino que a menudo amenaza con arrebatarles la vida a manos de una enfermedad, bajo las ruedas de un vehículo o por la acción demencial de malditos que les dan desde veneno hasta vidrio molido, no es cosa de todos los días.
Sin embargo, Canela es una de estas sobrevivientes. Se trata de una simpática mestiza que alguna vez mendigó un pedazo de pan en las calles. Hoy, en cambio, gracias a La Cuarta, está convertida en el chiche de un matrimonio de profesionales.
Todo comenzó hace unos meses cuando la coluda fue descubierta fea, flaca, roñosa y casi a punto de estirar la patita. Había sido botada desde un auto por alguien que poco o nada sabe de la tenencia responsable. Mucho menos de cuidados, cariño y humanidad.
En medio de la indiferencia y la vorágine del centro, se refugió en los alrededores de la Iglesia de San Francisco. Ahí, temerosa, intentaba hallar una persona que la cobijara. Por las noches aguantó estoica el frío, las patadas de algunos transeúntes que no respetan ni a su madre, el hambre y la sed.

Cambia, Todo Cambia
Un buen día, de esos en que parece que las hadas madrinas no sólo son personajes que adornan los libros de cuentos, ni menos privilegio de cabros chicos, la cachupina fue recogida por la brigada animalista de Angélica Castro y llevada hasta una clínica veterinaria. El doctor Gonzalo Gallardo y su asistente Tania Cortés, comenzaron a batallar por su recuperación.
“Estaba muy delgada y tosía mucho. Incluso había perdido el pelo y no quería alimentarse”, recuerdan. Luego de un baño sanitario y cuando ya agarró fuerzas, vino la esterilización.
Ahora estaba lista para ser adoptada, y un aviso en nuestra sección logró convencer al odontólogo Carlos de llevarla a casa.
Esto le ha significado pasar a ser casi un retoño más de la familia. Es vestida, emperifollada y perfumada según la ocasión. No le faltan mimos y hasta empieza a exhibir unos rollitos en su otrora esquelética panza.
Pero aún quedan cientos de canes que lo están pasando mal.
Según datos de la Universidad de Chile, en 2002 vivían en Santiago cerca de 1.120.000 perros, de los que 244.000 eran vagos y otros 100 mil ‘comunitarios’, es decir, cuidados por los vecinos. Horroroso.
[7 de septiembre de 2008]
la cuarta]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: