Skip to content
30 octubre, 2008 / pepa

La manada del Chocolate puede perder sus derechos


[Chile] Los perros establecidos en Caleta Abarca (Viña), donde trabajan desde hace años, corren el riesgo de ser abandonados en el monte, en Laguna Verde.

 /* Style Definitions */
 table.MsoNormalTable
 {mso-style-name:”Table Normal”;
 mso-tstyle-rowband-size:0;
 mso-tstyle-colband-size:0;
 mso-style-noshow:yes;
 mso-style-parent:””;
 mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
 mso-para-margin:0cm;
 mso-para-margin-bottom:.0001pt;
 mso-pagination:widow-orphan;
 font-size:10.0pt;
 font-family:”Times New Roman”;
 mso-ansi-language:#0400;
 mso-fareast-language:#0400;
 mso-bidi-language:#0400;}

El Chocolate es el jefe natural de Caleta Abarca. Y no tanto porque sea un alfa: es más bien un casero. Admite o no a inquilinos, que también pueden ser alfas. Los otros son la Negrita, Jacinto (o el Rojo), PatasBlancas, Duque y Rex. Algunos viven en Caleta Abarca desde hace cuatro años, Rex llegó hace dos meses. El Rojo va y viene hace un año. Robin se fue.

Estos perros están sanos. La municipalidad los ha esterilizado. Los alimentan regularmente varios ciudadanos.

Don Arturo y su esposa han faltado sólo 1 día desde hace años, en que diluvió literalmente. Son dos jubilados que viven en un cerro. Se privan de algún gusto, y comparten su presupuesto mensual con estos perros. Se quejan de la acción de cierto periodista de El Mercurio, que “destruye lo que otros construimos.”

Hay otro señor que se acerca un par de noches a la semana y les regala unos huesos. Tiene un restaurante en Valparaíso y hace años conoció a Chocolate y PatasBlancas. Desde entonces no ha dejado de visitarlos, a ellos y al resto de perros que se van uniendo a la manada, y que a veces es temporalmente. Este hombre en una ocasión salvó por cierto a uno de ellos, al que alguien amenazó con matar. Él lo resguardó entonces en un canil que mantiene una señora en un cerro.

El salvavidas de la playa es un tipo que los quiere bien. Él les salvó la vida a varios de ellos hace algo más de un año, cuando alguien dio veneno a todos. El salvavidas les dio agua jabonosa; pero la hija de la Negrita no logró sobrevivir. Fue una tragedia. El salvavidas también lleva algo de pelet a veces.

Hay otros dos ciudadanos que les visitan; les llevan principalmente comida caliente. El invierno pasado tuvieron un papel importante. Los inviernos son fríos allí. Y los perros no tienen para arrebañar ni el envoltorio de los helados.

Estos ciudadanos ayudaron junto con todo un montón de gente (Ecópolis y una red cibernética) a encontrarle hogar (temporal) a Robin, un perro -imponente- al que vino a buscar un día la municipalidad para darle muerte, según declaró en la escalera. Estos ciudadanos entonces accedieron a hacerse responsables por él y sus eventuales ´tropelías´. Así impedían que lo desalojasen. A cambio de que le perdonasen la vida, los ciudadanos se comprometían a encontrarle hogar en unos días. La municipalidad lo castraría.

Y Juani una mañana -cosa que nunca hacía- compró La Estrella. Lo primero que vio fue la foto de Robin, y consideró que era misión que le enviaba San Francisco de Asís acoger a Robin.

Los dos ex padrinos de Robin le colaboran con la comida. Juani vive con su marido y nueve perros, en Playa Ancha alto. Conduce un furgón escolar. Aunque el Robin sea bien feliz con quienes está, hay que encontrarle un hogar que no sea temporal.

La semana pasada estos últimos ciudadanos no fueron y a la Negrita ya se le notan las costillas. Eso a pesar de que hay muchas personas, actualmente trabajando en el área, que usan a estos perros como mano de obra. Desde siempre los perros han sido utilizados como guardianes aquí. Así se les ha educado. Los guardias tienen miedo por la noche, y los adiestran para que sean perros ladradores y de actitud amenazante. Curiosamente luego ellos mismos se asombran de que los perros de pronto asusten con ladridos a la gente. No muerden. Dicen que el PatasBlancas ha mordido de repente, pero no creo que haya sólo un tipo de mordisco. Ciertamente el PatasBlancas no es de los que muerde para clavar los dientes. Nadie lo ha sufrido.

Ahora además los emplean para lo mismo los obreros contratados por el nuevo concesionario de la playa.

Tanto guardias como obreros los encierran por la noche (alternándolos) en el local de la inhabilitada discoteca, junto a la piscina.

Obreros y guardias dicen traerles comida, pero lo cierto es que estos perros son bastantes, y bastante tragones, y la comida les llega para un diente. Por lo demás, el sueldo de estas personas estimo yo que no pasará de 200.000, o tal vez sí. El caso es que el dinero para alimentar a estos perros no sale ni del bolsillo del jefe de los obreros que enchulan el área ahora mismo, -el nuevo concesionario- ni del bolsillo del otro jefe del área: el ex carabinero, jefe de la agencia de seguridad.

Pero los perros siempre han estado cuidados. Esterilizados, con vacunas. Ello en el marco de la administración de la playa: los perros parece que pasan de concesionario en concesionario como parte del paquete municipal. La municipalidad ha aportado en la parte asistencial, pues.

Cuando, no obstante, algún perro se ha dañado una pata corriendo junto a las ruedas de algún coche, o cuando alguno -como Rex ahora- se presenta en el lugar con sarna, o eccema húmedo, o cualquier otra guarrería, son atendidos por los vecinos mencionados.

Con el caso de Robin, Ecópolis y la municipalidad de Viña estrenaban una estrategia de colaboración. No supe de más casos después, pero en teoría la municipalidad pondría a disposición de Ecópolis (vale decir, de la ciudadanía involucrada desde su corazón y su bolsillo en el cuidado a los perros abandonados) medios veterinarios y de transporte para atender las necesidades definidas por la ciudadanía. Ecópolis por su parte aportaría el trabajo del montón de voluntarios que censan y atienden a la fauna urbana viñamarina.

Sería al menos una primera etapa de trabajo, en que la municipalidad se basaría en la estructura descubierta por los ciudadanos, actuando en red. El personal de la municipalidad lo constituyen 4 personas. Dos son personal médico, y los otros dos son un funcionario administrativo y el conductor de la furgoneta. Tres mujeres y un hombre. La clínica está en el patio del departamento de tránsito, en 5 Oriente 890.

La municipalidad de Viña, como todas las de Chile, no puede matar perros. Sólo las autoridades sanitarias (el seremi de salud) pueden matar perros, y sólo en caso de que el perro en cuestión presente síntomas de rabia (para saberlo lo ponen 10 días en observación).

Si una municipalidad mata un perro está cometiendo un delito. No obstante, todo el mundo habla de que las municipalidades matan perros.

En Viña se habla de lo mismo. El ciudadano vive con la sensación de que los centros municipales de atención al perro son antros donde ocurren cosas que no se confiesan.

Y en ese punto es donde el ciudadano prefiere no pedir ayuda a la municipalidad cuando algún perro está en apuros. Teme no volver a verlo luego.

No debiera ser así. La gente de Cefu (como Ecópolis: Cefu en la Quinta) está trabajando para lograr que haya un entendimiento entre ciudadanos y municipalidades. Hay mucha capacidad desperdiciada. Hay mucha gente rescatando perros gran parte de su tiempo. Hay redes ciudadanas de trabajo, que se despliegan en terreno y en internet. Hay muchas ideas, muchas propuestas.

El nuevo concesionario llega ahora y dice que la manada del Chocolate se va de la playa.

Si tuvieran que irse, deberían hacerlo al menos en condiciones dignas. Sin embargo, la propuesta del empresario es abandonarlos en Laguna Verde.

Le toca a la municipalidad informar a este señor, que al parecer no sabe de sus atribuciones. Lo que propone es abandono. Don Arturo me dijo hoy que no duerme pensando que al día siguiente llegará y encontrará que los perros ya no están. No sabía de las declaraciones del concesionario, pero intuía que algo estaba cociéndose.

El abandono es delito. El artículo 291 bis del código civil castiga el maltrato. Abandonar un perro, sin comida ni agua, sin atención médica, ni higiene, junto a carreteras llenas de coches, y sin cariño provoca daños físicos y psíquicos que la mayoría de las veces conducen a la muerte.

La manada del Chocolate está tristona, como si se olieran que viven con sus verdugos.

Se espera que la municipalidad impida esta tragedia. Los ciudadanos podrían buscarles otros hogares a la manada. Su lugar en Caleta Abarca probablemente lo ocuparían nuevos perros que llegasen…

Una de las razones por las que el concesionario quiere deshacerse de los perros es que los perros se enzarzan con los perros de humanos que visitan la playa. Lo escuché de los obreros. Y se acuerdan de que los perros no pueden estar en las playas según alguna ley. Sin embargo el concesionario no tiene pensado prohibir las visitas de los perros con dueño.

Otra cosa que se argumentaría es que la manada del Chocolate es alharaca, y hasta que le han agarrado la pierna a alguien con la mandíbula.

Esto es algo que han aprendido de concesionarios y vigilantes.

Las responsabilidades me quedan claras.

Más fotos de la manada y su entorno.

Vídeo.

Anuncios

11 comentarios

Dejar un comentario
  1. Elizabeth Stepankowsky / Dic 18 2008 18:51

    Hola Pepa,

    Mi nombre es Elizabeth y trabajo en Recreo. No sé si se tratará de algun miembro de la manada de Chocolate, pero frente al Reloj de Flores siempre anda un precioso perro negro que tiene una franja blanca en el cuello por eso, los señores que cuidan el reloj (que son de la Muni) lo llamán Corbata. El Corbata tiene una patita mala y necesita que lo vea un veterinario. ¿Sabes de alguno que atienda perritos en situación de calle, como le llaman?
    Los cuidadores del reloj están dispuestos a pagar siempre que no sea demasiado. A mí, el Corbata me cae super bien y también quisiera ayudarlo.
    Espero tus comentarios.
    Gracias y saludos.
    Elizabeth

  2. Lulo tercero / Feb 3 2009 3:25

    Sres de Teleperra: Hoy Lunes 2 de Febrero de 2009, fui en la tarde a Valparaiso, apenas pude me arranque a la zona de Caleta Portales, bueno al final del Paseo WeelWright, donde está una pasarela de cemento con laterales de madera, en esa zona abajo en la playa, donde corre agua de una quebrada, hay una perrita abandonada en muy mal estado. Está en los huesos. Es la playa que sigue de Caleta Portales. Hablé con los Carabineros para que avisaran a alguien y me dijeron “Que en Valparaiso no hay protectora”, si pueden avisar a alguien de allá se los agradecería, estoy escribiendo desde Santiago donde vivo acompañado de mis cinco gatos regalones.

    Atte. Luis Lorenzo.

  3. pezzi di ricambio bici / Sep 16 2013 10:46

    If you are going for finest contents like I do, only pay a
    visit this site daily for the reason that it provides feature contents,
    thanks

Trackbacks

  1. La manada del Chocolate puede perder sus derechos
  2. La manada del Chocolate puede perder sus derechos
  3. Lanudo Muñoz
  4. Lanudo Mu?oz, el perro de la cuneta
  5. Lanudo Mu?oz, el perro de la cuneta
  6. Municipalidad de Viña y profesionalismo
  7. Municipalidad de Vi?a y profesionalismo
  8. Botadero de perros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: